Nada es imposible.

motivacion

 

 

Que nada es imposible es algo que nos han dicho muchas veces, pero que realmente cuesta cumplir. Y es que, cuanto más deseamos una cosa, es imposible evitar pensar en lo malo, en todo aquello que nos repercutirá una negativa de esa opción. No podemos parar de pensar en qué pasará si no lo consigo.

Sin embargo, si tenemos un sueño, es porque nuestras expectativas de felicidad y superación personal nos hace pensar en algo que realmente deseamos. Si somos capaces de hacer nuestra motivación depender de únicamente un acto, cumplir un sueño (conquistar a esa persona que parece una opción remota, conseguir ese trabajo que nos aporte una estabilidad….) sea lo que sea, es porque realmente sentimos esa necesidad. Y ante eso, sólo se puede afirmar una cosa: nada es imposible.

Puede que no podamos cumplir cierto sueño por tener unas altas expectativas, por factores ajenos a nosotros (el rechazo por parte de otra persona)… Lo que está claro es que, si realmente tenemos ese sueño, esa necesidad de hacer depender nuestra felicidad basándonos en algo que parece imposible, tenemos que dar todo de nuestra parte para cumplirlo. Muchas veces la principal barrera está en nuestra cabeza, y aunque nadie crea que podemos conseguirlo, la fuerza de un deseo, del corazón, es mayor que cualquier otra fuerza posible. Si realmente se necesita, hay que cumplirlo.

 

Centrarse en un único objetivo es tan duro como inservible. Es cierto que no debemos basar nuestra felicidad únicamente en que cierta cosa pase. Pero si se quiere, y se trabaja, está claro que se puede. Y si hay algo en tí que realmente te mueva a hacerlo, a luchar, a trabajar ese sueño, es porque realmente te importa, te motiva, te hará feliz. Y el único dueño de tu felicidad, eres tú. Nadie la va a buscar por ti, porque nadie sabe realmente qué es lo que necesitas. ¿Crees que puedes? Hazlo.

También te gustará:  Los 20 mejores consejos de motivación

Sin embargo, si crees que es imposible hasta para ti, sólo existe una opción, intentarlo. Lo difícil se consigue, y lo imposible se intenta. Quien sabe, los deseos y los sueños se cumplen, ¿Por qué no vas a poder cumplir el tuyo?. Es irónico. Si tienes algo por lo que luchar, simplemente lucha, porque nadie sabe qué pasará mañana, sin embargo sí tienes cierto poder para elegir tu futuro, y no hay mejor sensación que la de haber dado todo de tí, de tu parte para conseguirlo.

Qué más da si luego se cumple o no, lo que está claro es que si no haces nada de tu parte, sí que es imposible que se haga realidad. Y si lo das todo y luego no se cumple, simplemente la sensación de haber dado todo de ti por ello, te reconfortará. Porque no hay nadie que te pueda valorar más que tú, ni pueden elegir tu futuro, ni tu felicidad. Si crees que merece la pena, adelante, aunque parezca difícil. Tú eres el dueño de tu camino, y ante eso, sí que no hay nadie imposible.

Como dijo John Heywood: Nada es imposible para un corazón esperanzado.

Deja un comentario