Motivación para trabajar más rápido

frases-para-motivar-al-exito

Día tras otro, vamos a nuestro lugar de trabajo (bien sea nuestra oficina, un lugar al aire libre, o el sillón de nuestra casa). Desempeñamos nuestra labor y somos remunerados por ello. Pero, ¿te has parado a pensar la relación tiempo – trabajo – dinero?

Una jornada laboral normal son 8 horas de trabajo. Párate a pensar. Realmente estamos 8 horas trabajando, o realmente trabajamos 2 a pleno rendimiento? Quizá esa sea la razón de nuestro estancamiento laboral, personal o económico. Cada vez tenemos más tecnología en nuestra mano para realizar de nuestro trabajo una labor más eficiente, rápida. ¿Lo utilizamos correctamente? Los estudios demuestran que no. La tecnología que tenemos en nuestra mesa, en nuestro bolsillo, en nuestro alrededor, además de ayudarnos a trabajar, también nos distrae, y lo que es una hora de pleno rendimiento se convierte en 45 minutos visitando Facebook, y el resto para ir al baño.

 

El problema general es que seguimos aplicando un método de trabajo de la época industrial a la productividad actual, en la que la hora trabajada es similar a la hora producida, estemos o no más concentrados. Pero la vida cambia, y los métodos de trabajo también. No es lo habitual seguir teniendo un trabajo rutinario en el que desempeñamos la misma función durante 8 horas. Para un trabajador de oficina por ejemplo, la diferencia entre una hora de baja productividad frente a una de alta productividad con una alta motivación puede suponer 10 veces más de trabajo realizado, y de resultados. Hagamos recuento:

Muchos en el trabajo (me incluyo), además de desempeñar nuestra función, hacemos más cosas como leer las noticias, navegar por internet, hablar con nuestros compañeros de trabajo, revisar el e-Mail… Te sorprendería la cantidad de tiempo que perdemos realizando esto. Sobre todo ahora mismo, en la era SmartPhone, es raro no realizar un pequeño trabajo (por poner un ejemplo, 15 minutos redactando un párrafo de un artículo), y como ”recompensa” a esto, miramos el móvil. Abrimos Whatsapp, abrimos Facebook, contestamos a nuestros amigos, socializamos… Buscamos algo en Internet… Sorpresa. 20 minutos que han volado de tu tiempo. Y no sólo esto, también tu nivel de concentración ha bajado, y de motivación también, por lo que te cuesta otros 5 minutos más ponerte otra vez a trabajar. Y lo mejor es que este ciclo vuelve a repetirse durante todo el día.

También te gustará:  Mejores 9 frases de Rocky Balboa

Un estudio sobre trabajadores de oficina americanos reveló que el trabajo desempeñado en una jornada laboral, podía ser realizado perfectamente en 90 minutos de pleno rendimiento y concentración. Vale que cada persona es un mundo, y puede trabajar más o menos despacio, pero seamos francos y sinceros, la cifra no oscila más de las 3 horas reales de trabajo.

Por tanto, ¿Por qué no realizamos todo nuestro trabajo en aproximadamente dos horas, y luego ya podremos tener más tiempo de ocio. Sí, ese tiempo que intercalamos entre horas de trabajo. Optimicémoslo, y saldremos todos ganadores. Tanto tu empresa, como tú mismo.

Basándonos en este principio (no digo que obligatoriamente sea esto lo que hay que hacer, ni que todos perdamos nuestra jornada laboral, sólo invito a la reflexión) existen recomendaciones para realizar nuestra jornada laboral de forma más productiva:

 

  • Selecciona un tema a realizar, en vez de hacer varias acciones menos importantes, elige la que más necesaria sea, para poder enfocar toda nuestra atención en ella. No es lo mismo realizar un trabajo cuando sólo nos dedicamos a él, a cuando además de hacerlo, entre medias respondemos e-Mails por ejemplo. Céntrate en una cosa, y no pienses en que tienes que realizar más, ya lo harás después. En el balance trabajo – tiempo, ganarás seguro.
  • Fíjate metas, como ”tengo que acabar esto en 1 hora”. Procura que sean realistas, y no te desanimes si no las cumples. Te ayudará a trabajar más motivado, intentando superarte a tí mismo y a tus propias metas. También son recomendables metas del estilo: No me moveré del asiento hasta que no responda todos los eMails. También ganarás en estrés: No es lo mismo tomar un pequeño descanso, o mirar el móvil cuando has acabado una labor, que cuando la tienes a medias y estás pensando que tienes que terminarla.
  • Asegúrate de no tener interrupciones, ni distracciones. Redes sociales cerradas, móvil en silencio. Estás sólo tú, y tu trabajo. Serás más productivo y tu atención estará más basada en tu trabajo si tienes la certeza de que no va a entrar nadie por la puerta, o de que no te vibrará el móvil.
  • Si piensas hazlo, simplemente actúa, y actúa rápido. Trabaja rápido. Si notas que vas demasiado lento, tan sólo acelérate. Si crees que deberías incluir algo para que tu trabajo quede mejor, no pienses, sólo inclúyelo. Imagina que estás en una carrera, y que mientras estés trabajando tienes que ir lo más rápido posible. Ya descansarás después. Aunque parezca una locura, cuanto más rápido trabajamos, más atención le estamos pidiendo a nuestro cerebro, por lo que nuestro cuerpo pondrá todos nuestros sentidos en nuestro proyecto.
También te gustará:  Cómo motivarse rápidamente

Siempre dentro de las capacidades de cada uno, claro está. Con esto sólo quiero invitar a la reflexión, y dar consejos que si a mí me funcionan para desempeñar mi labor, a vosotros también puede que os sirvan. Lo importante es mantener la concentración y la motivación en lo que estamos haciendo, y esto sirve para todo. A veces, todo se resume en desempeñar bien nuestra labor, y no pensar en lo que haremos después. Sólo actuar.

Deja un comentario