Los 20 mejores consejos de motivación

mujer-manos-arriba-motivada

Éste artículo es una lista de consejos y trucos que, usados en combinación, es una forma casi segura de lograr tus metas.

Conseguir tus objetivos no es un signo de tener disciplina. Es un ejemplo de motivación personal, y de mantener tu concentración y tus esfuerzos en la dirección de tu meta. Sigue estos consejos, o cualquier combinación de ellos que te resulten efectivos, y deberías tener la motivación para enfocarte en lo que necesitas.

1. Comprueba tu progreso.

Una gráfica, tabla o cualquier medio que te sirva para tener un seguimiento de tus progresos hacia tu objetivo sirve. Esto no es sólo con propósito de información, mirar hacia atrás y ver lo que has hecho y qué resultados ha dado te ayudará a ver lo que realmente funciona, y a mantenerte motivado. Si además te marcas objetivos diarios, esto te supondrá una pequeña motivación, ya que poner una simple “X” en un objetivo cumplido hoy te ayudará mañana a cumplir otro, puesto que ya conoces esa sensación de satisfacción y de realización personal, de que estás trabajando hacia tu meta.

Da igual como lo hagas, pero mide tus progresos, y deja que te embriague esa sensación de orgullo cada vez que cumples un objetivo.

Por supuesto, también tendrás algunas marcas malas en tu progreso. No te preocupes, son totalmente normales, e incluso beneficiosas. No dejes que esos fallos te impidan continuar, sino aprovéchalos para motivarte a conseguir lograr esos objetivos fallidos la próxima vez.

2. Mantente en tu posición.

Cuando comienzas algo, normalmente se empieza con la sensación de que vas a poder con ello y con todo lo que venga. Empiezas a intentar cumplir un sueño, y te propones que nada te lo va a impedir, que vas a dar todo de ti. Poco después empiezas a ver que todo tiene su esfuerzo, sus inconvenientes, y ahí es donde tus fuerzas flaquean.

Si algo debes aprender es que, cuando tienes toda esa energía al empezar algo nuevo, digamos que quiere escapar de ti (quieres dar todo de ti). Mantén esa energía. No te dejes hacer todo lo que quieres hacer. Déjate hacer sólo el 50 o el 75% de lo que quieres hacer, y planifica después lo que harás cuando el tiempo vaya corriendo. ¿Difícil de entender? Veamos un ejemplo:
Sales a correr, y piensas que puedes llegar a los 8 kilómetros sin problemas. Corre 5. ¿Por qué? Cuando termines de entrenar, llegas a casa y estarás pensando que podías haber hecho más, que tienes ganas de hacer más. Mañana si sales otra vez, esas ganas seguirán ahí. Hay veces en las que conviene no dar todo lo que tienes dentro, sino sólo un poco para después tener la motivación suficiente para seguir una rutina, día tras otro.

También te gustará:  Cómo estar siempre motivado

3. Pon una imagen de tu meta en algún lugar visible.

Cerca de tu mesa, pegado en la nevera. Visualiza tu meta, exactamente como tú creas que será cuando la consigas. Da igual que sea dinero, un viaje, tener la casa de tus sueños. Cada uno tiene sus metas, tenlas siempre en mente.

Encuentra una foto en cualquier sitio (revistas, periódicos, Internet) y ponla en cualquier lugar que puedas verla no sólo diariamente, a todas horas si es posible. Ponla como fondo de pantalla en tu ordenador, en tu teléfono móvil. Usa el poder de tu sentido visual para mantenerte enfocado en tu meta. Porque esto es lo que te hará seguir motivado a largo plazo – cuando dejes de estar enfocado en tus metas, dejas de estar motivado.

4. Ten un compañero de trabajo, o de meta.

Estar motivado personalmente es importante. Pero si encuentras a alguien con metas similares (gimnasio, correr, perder peso…), quizá sea un buen compañero. Luchar por objetivos juntos (no tienen por qué ser exactamente los mismos objetivos) es una relación donde los dos ganan: tú le motivas a él, y él a ti.

5. Tan sólo empieza.

Hay muchos días en los que no te apetece levantarte del sofá, o de la cama, que no tienes ganas de hacer nada. Te pasas la mayor parte del tiempo pensando que no quieres hacer aquello que tienes que hacer (como ir al trabajo, al instituto, salir a correr…) Tan sólo levántate.

Personalmente, yo tengo muchísimos días en los que no me apetece ir al gimnasio, pero ante ello tengo una regla. Aunque no me apetezca, me pongo las deportivas y la ropa adecuada y salgo de casa. Una vez esté tras la puerta, lo demás viene sólo.

6. Hazlo divertido.

Una razón por la que dejamos de hacer algo que nos ayudará a llegar a nuestra meta, como hacer ejercicio por ejemplo, es porque parece (o lo consideramos) un trabajo duro. Si bien es cierto, la clave está en encontrar una forma de hacerlo divertido o placentero. Si tu trabajo es para ti un pequeño placer, no sólo te será fácil, sino que cada día querrás llegar más lejos.

7. Sé paciente.

Es más fácil decirlo que hacerlo. Pero el problema con muchos de nosotros es que esperamos resultados a corto plazo. Piensa a largo plazo. Si quieres perder peso, puedes ver al inicio pequeños resultados, pero llevará mucho más tiempo perder el resto. Si quieres correr una maratón, no serás capaz de hacerlo el primer día. Si no ves los resultados que quieres pronto, no desesperes… dale tiempo. En ese tiempo, disfruta de los resultados obtenidos hasta el momento, y debes estar orgulloso de tí mismo por haber sido capaz de mantenerte hasta lograr esos resultados. Lo que queda es el camino más fácil, y los resultados llegarán si les das tiempo.

8. Divide tu objetivo en metas más pequeñas.

A veces las metas a largo plazo pueden ser muy cargantes. Después de varias semanas, podemos perder la motivación, porque aún nos quedan muchos meses o incluso más de un año para cumplir ese objetivo. Es duro mantener la motivación para sólo un objetivo en tan largo tiempo. La solución: ten metas más pequeñas, de forma que cumpliendo las pequeñas puedas al fin llegar a tu objetivo final.

9. Recompénsate. (a veces).

Y no sólo para objetivos a largo plazo. Mira el consejo de arriba. Cada meta pequeña debe tener una recompensa. Haz una lista de tu objetivo, con tus pequeñas metas, y a su lado escribe la recompensa que tendrás al cumplirlo. La recompensa debe ser apropiada para lo que acabamos de cumplir (proporcionada, si buscas perder peso no recompenses un kilo perdido con una semana de hamburguesas).

También te gustará:  Consejos para simplificar tu vida

10. Busca la inspiración en cualquier sitio que puedas.

La inspiración es algo de lo más motivador, y puede ser encontrada en cualquier sitio. Todos los días, busca la inspiración, y te ayudará a mantener la motivación a largo plazo. Medios de inspiración incluyen: blogs, historias de éxito, foros, amigos, familia, revistas, libros, música… Lo que sea!

motivacion

11. Ten un maestro, o toma clases.

Esto te motivará al menos para tener el compromiso de dedicarte ciertas horas a tus objetivos. Esto puede aplicarse a cualquier meta. Quizá esta sea una de las formas más expansivas de motivarte, pero funciona. Y si buscas un poco, seguramente encuentres algo barato en tu zona, o quizá conozcas un amigo que pueda ayudarte o aconsejarte gratis.

12. Ten razones de peso. Escríbelas.

Conoce tus razones, piensa en ellas… y escríbelas. Si realmente las deseas, y estás haciendo algo por ellas, esto vale más que hacerlo por tu propio interés. Hacerlo por ti está bien, pero debes buscar algo que tú REALMENTE quieras que ocurra, por grandes razones.

13. Sé consciente de tus ganas de dejarlo, y prepárate para ellas.

Todos tenemos ganas de parar, pero sobre todo son inconscientes. Una de las cosas más poderosas que puedes hacer es empezar a ser consciente de esas ganas de dejarlo. Un buen ejercicio es ir todo el día con una libreta de papel, y escribir cada vez que te den ganas de dejar de luchar. Simplemente te hace consciente de esas ganas. Elabora un plan cuando esas ganas de parar te golpean, y también escríbela, porque cuando te aborden los malos pensamientos, no te sentirás tan desprotegido si sabes qué hacer. Debes intentar conocerte.

14. Haz una regla: Nunca falles dos días seguidos.

No somos perfectos, y tendemos a dejar un día nuestras “obligaciones” para hacer otras cosas. Así que, si has perdido un día, mañana vendrá otro. Y si no tienes ganas… di que NO! No perderás dos días seguidos! Y lucha por tus sueños. Te lo agradecerás después.

15. Visualiza tu meta claramente, diariamente, durante al menos 5 o 10 minutos.

Visualiza tu triunfal llegada a tu meta con grandes detalles. Cierra tus ojos, y piensa exactamente como se verá tu llegada, como te sentirás, incluso como olerá y sabrá. Todo. ¿Dónde estarás cuando llegues?¿Cómo estarás?¿Cómo irás vestido? Forma una imagen mental tan nítida como puedas. Ahora la siguiente clave: hazlo todos los días, al menos cinco minutos cada día. Esta es la única forma para mantener esa motivación durante un largo periodo de tiempo.

1 Comentario

  1. […] Estate listo cada día. Conoce lo que necesitas para realizarte hoy. Y lo más importante, conoce cómo crear tu actitud y enfoque correcto para encarar el día. Hay muchas formas de limpiar tu mente y prepararte. Puedes echar un vistazo a estos consejos de motivación. […]

Deja un comentario