Errores que impiden el éxito en la vida

motivacion-senderismo

Los hábitos son las cosas que utilizamos para realizar actos diarios, semanales… o, básicamente, acciones que se repiten en intervalos regulares.

Después de vivir un cuarto de vida o más, puedes pensar que lo que has conseguido en tu niñez y adolescencia es lo que te definirá el resto de tu vida. Aunque algunos de los hábitos sean beneficiosos para nosotros, nuestra mente a veces escoge ignorar los daños que otros nos producen y nos impiden el éxito,  y resistir cualquier tipo de cambio que pueda usurpar el status quo.

“Hay un montón de tiempo para eso, ahora tengo que vivir con las cartas que me han repartido.” Después de todo, la vida acelerada, tener (o no tener) hijos, y un trabajo regular puede tenerte buscando una rutina que te defina y te ayuda a cubrir todo lo que necesites. De cualquier manera, si la rutina está dañando tu salud mental y tu crecimiento personal, quizá sea hora de un cambio.

Las rutinas que tenemos y sus efectos inmediatos (que vemos todos los días o en un horario regular) pueden a veces detenernos y no dejar que alcancemos nuestras metas vitales. Es vital reconocer estas pobres influencias y elevarte por encima de ellas, y el primer paso es darte cuenta de que estás estancado. Aquí hay algunos signos definitivos de estancamiento, e intentaremos presentarlos de forma que puedas hacerte cargo de ellos.

1. Negatividad y éxito no son compatibles

¿Alguna vez has empezado a planear algo que prevees que cambiará tu vida/te hará rico/ perfeccionará tus habilidades, y sólo tienes en la mente la pieza de papel con el plan anotado? Ese trozo de papel mental se perderá en tu mente porque “nunca funcionará”. Ésto le pasa a mucha gente, y es un error que impide tener éxito en vida. La situación global actual, tu situación personal,  o la ausencia de deseo te mantendrán siempre pegado al mismo lado. A ninguna parte.

Por poner un ejemplo, en Estados Unidos las personas de raza negra eran exterminados hasta 1964. Esa situación no impidió a personas como Ray Charles, John H. Johnson Jackie Robinson o Tommie Smith tener éxito en sus vidas (por nombrar algunas personas).

Hoy, la gente tiene más libertad que nunca. No hay razón para pensar que algo fallará porque “nunca funcionará”. No puedes conocerlo hasta que no has probado.

De cualquier forma, pensar negativamente puede que no sea tu fallo (o al menos no al completo). También puede ser…

2. Ambiente negativo

Esto comienza con tus amigos y familia, pero no está limitado a ellos. A menudo, serán tus amigos quienes hacen agujeros en tus planes porque quieren mantenerte en lo llamado “dentro de la normalidad”. Ellos no lo harán porque tengan malas intenciones, al revés, ellos lo verán como que te están haciendo un favor y siendo honestos contigo. A la gente le gusta lo normal y no le gusta que eso ha cambiado, porque amenazará tu zona de confort (antes o después) y les pondrá en situaciones en las que pueden no estar preparados. Por supuesto, nada de este planteamiento está en el primer plano de su lógica, y la mayoría del tiempo ellos no serán conscientes de este hecho.

También te gustará:  Motivación: Guía para tener y mantenerse motivado

Esto no es razón para abandonar a tus amigos completamente, pero a veces un cambio de aires puede hacer mucho bien. ¿Tienes un nuevo hobby? Comienza a hablar con gente que también la tiene. O siéntate en una cafetería sólo y prueba a buscar alguien interesante con quien hablar. Hablar con gente nueva aporta nuevas perspectivas de la vida. A veces, es sólo lo que necesitas para darle un nuevo enfoque a tus objetivos, y te ayude a tener más éxito en tu vida.

malabares

3. No ser capaz de hacer un plan y ajustarte a él.

Cuando finalmente haces un plan, la parte más difícil es cumplirlo. Por ejemplo, buscas mejorar el funcionamiento correcto de tu cuerpo y mente yendo al gimnasio. Has encontrado un programa que te pondrá en forma y te ayudará a mejorar tu condición física. El plan supone ejercicios diarios.

Puede que lo hagas durante tres o cuatro días, y luego te saltes uno (Eh, porque también necesitas descansar). O puede que que empieces dejando las cosas para otro día desde el día uno, pensando que mañana entrenarás el doble, o cosas así.

Ésto previene hacer un cambio en tu vida. La parte más importante de todo plan es cumplirlo, si no es un error. Esto te supondrá un montón de esfuerzo, pero merecerá la pena. Puedes hacerlo y puedes hacerlo hoy, no dos veces mañana, no en un par de días. Hoy, porque es el único día en el que puedes cumplir lo que tienes planeado, y eso es lo único que te importa.

4. Tu zona de confort.

Es un dicho popular hoy en día que “no puedes hacer un chiste en 2016 sin ofender a nadie”. Todos tienen su “espacio seguro”, que funciona como una burbuja de tus pensamientos y hábitos que te producen confort, diciéndote que las cosas están bien y nada necesita cambiar. Quedándote fuera de ahí puede provocarte ansiedad, ataques de pánico o simplemente un malestar que no te hace bien. ¿No?

Si quieres cambiar, hay un montón de cosas fuera de esa burbuja. Cambiar supone hacer cosas que nunca has hecho o ni siquiera escuchado. Y es siempre fácil volver a la zona de confort y sentirse bien con lo que has hecho fuera de tu burbuja. Pero tienes que hacerlo. Es la única forma para el éxito en la vida: Probar cosas nuevas y comprobar si te aportan algo mejor a lo que ya tienes.

Nadie es bueno en todo al principio. La historia se produce a base de pruebas y errores, y sin errores no tendríamos los avances que tenemos (tecnología, medicina…). No se trata de “No puedo hacerlo”, sino de “He fallado ahora, pero ya sé lo que no tengo que hacer la próxima vez”.

También te gustará:  Cómo motivarse rápidamente

5. No reconocer tu debilidad

Hábitos y rutinas creados desde niños y adolescencia poco a poco se adueñan de tu vida. Todos buscamos estabilidad. Una vez te sumas dentro de tus rutinas, no verás que ninguna de ellas son, ahora mismo, debilidades.

Sin embargo, ¿Has creado un hábito que está dañando tu salud física o mental? ¿Tienes trabajo que hacer, pero has decidido jugar a videojuegos en su lugar? Tienes que pensar que estos hábitos sencillamente te ayudan a relajarte, dejar tu mente en blanco, o simplemente te ayudan a tener trabajo hecho, pero ellos también te evitarán ver cómo te están haciendo daño.

Darte cuenta de que tienes una debilidad es el primer paso para mejorar ese campo. Fumar marihuana, por ejemplo, puede relajarte, pero también te volverá perezoso y puede tenerte desmotivado para hacer cualquier cosa.

El alcohol puede ser bueno como lubricante social, pero beber todos los días puede crear un hábito. Piensas que todo es normal, pero realmente te afectará en las decisiones que tomes y, al final, puede arruinar tu vida. Es esencial ver las cosas como son, no sólo por lo bueno que te aportan.

Una vez que te has dado cuenta de que tienes una debilidad, puedes elegir rectificarlo tú sólo, pero no siempre es posible. Algunos hábitos nos agarran fuertemente y ellos (o nosotros) no nos dejan escapar. Quizá sea hora de hablar con un profesional y tomar algún consejo.

 

Básicamente, los hábitos pueden retenernos. El mundo está en constante cambio y nosotros necesitamos cambiar también, para estar en la cima. La vida perfecta no existe, aunque pienses que la has encontrado. Desafíate en cada paso fuera de tu zona de confort. Después de un tiempo descubrirás que ha merecido la pena si al menos has conseguido eliminar algunos errores que te impiden lograr el éxito, y darle un nuevo significado a la vida.

1 Comentario

  1. […] Twyla Tharp es ampliamente considerada como una de las mejores bailarines y coreógrafas de la era moderna. En su best-seller, The Creative Habit (audiobook), Tharp analiza el papel de los rituales, o rutinas previas a la acción, en su éxito: […]

Deja un comentario