5 formas de motivarte cuando tienes pereza

pereza

Imagínate esto: Tienes una lista de mil cosas que hacer y trescientas metas con las que estás trabajando para lograr tus objetivos. Sabes que deberías estar trabajando, pero simplemente no tienes ganas de hacer nada. Es duro estar concentrado y simplemente estás desmotivado. ¿Suena familiar? Si tu respuesta es que sí, no eres el único.

Honestamente, todo el mundo tiene días así. A veces no nos sentimos bien, o estamos saturados por todo el trabajo que tenemos enfrente, a veces tenemos una mala mentalidad, o simplemente tenemos pereza para hacer algo. Pero no importa por qué te sientes tan desmotivado, la única pega es que estás en el lado perdedor.

La forma en que yo lo veo, tienes dos opciones para estos días de pereza. Puedes sentarte y dejar tu lista de cosas que hacer parada, y que te cause más estrés, o puedes buscar formas de ser productivo y motivarte tú mismo. Si eliges la segunda opción, aquí hay algunos consejos que puedes utilizar para tener las cosas hechas aunque no te sientas con ánimo para ello:

Haz primero tu gran trabajo

Grandes tareas, trabajos o metas pueden parecer desalentadoras, especialmente si estás en un estado mental en el que te da igual. Así que puedes probar a derribar primero el muro de las grandes tareas para abrir paso a aquellas que no son tan duras o difíciles. Esto será menos intimidador y más motivante. Por ejemplo, si tienes que hacer una gran presentación para el trabajo, puedes dividir ésta tarea en pequeños pasos y entonces empezar a trabajar en ello. Esto hace pasos más pequeños y probablemente te sientas más motivado para completar cada uno de ellos.

También te gustará:  Pregúntate "Por qué" para llegar a la raíz de cualquier problema

Ponte en movimiento

A veces, no tienes ganas de hacer nada porque… simplemente no estás haciendo nada. No hacer el ejercicio o la actividad física suficiente puede hacerte sentir perezoso y somnoliento. Así que levántate del sofá, ponte a saltar, da un paseo por tu barrio… Cualquier cosa funcionará mientras tengas la sangre en un flujo constante. Esto es una forma segura de tener más energía para hacer cosas.

Concéntrate en una cosa

Si estás saturado porque simplemente tienes muchas cosas que hacer, no vas a tener ganas de hacer nada. Esta situación puede destruir toda tu motivación porque te está estresando. Así que si estás saturado, sobrecargado, simplemente elige una tarea para trabajar en ella – preferiblemente la más importante. Pon toda tu concentración en ella y hazla. Una vez que la hayas terminado, probablemente encontrarás que tienes motivación para trabajar en el resto de tu lista. A veces sólo tienes que empezar.

Descansa para recargar energía

Una de mis formas favoritas para automotivarme es hacer un descanso de cualquier cosa que siento que estoy desmotivado para realizar, y gastar tiempo haciendo algo que me dé energía. Toma algo de tiempo para concentrarte en un hobby que te provea una mentalidad positiva. Cuando lo hayas hecho, irás a tu lista de tareas feliz y fresco para trabajar. Esto puede darte la motivación que necesitas para trabajar en tus tareas menos divertidas.

Recompénsate

Una investigación muestra que las personas realizan mejor sus tareas si les son ofrecidas algún incentivo por terminarla. Así que escoge una recompensa para ti mismo que sólo obtendrás si completas tu lista de tareas – o cuando completes cada tarea si así te funciona mejor. Trata de premiarte con algo que llevas tiempo deseando, o con algo pequeño como un baño relajante o un vaso de vino, cualquier cosa será mejor que nada para incentivarte a trabajar.

Únete a Tu Motivación

Recibirás semanalmente nuestros mejores artículos en tu eMail.

También te gustará:  6 Preguntas que te ayudarán a tener más tiempo libre

100% libre de Spam. Tus datos no serán de ninguna forma compartidos con terceros. Puedes darte de baja cuando lo desees.

Deja un comentario